Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-10-23

BENEFICIOS DE ENTRENAR EN AYUNAS

El ayuno prolongado e intermitente vuelve a estar de moda. Y es que no es algo nuevo. Hace 10.000 años, cazabamos por hambre, no por diversión como es el caso ahora, y obteníamos productos vegetales fáciles de conseguir y siempre de temporada . Comíamos lo que había y pasábamos mucho tiempo con hambre hasta la obtención de alimento. También hemos visto que muchas religiones adoptan esta práctica como los musulmanes a la hora de realizar el ramadán. Muchos lo ven como algo espiritual o con fines curativos.

Pero ¿qué es ayunar? Según la real academia es simplemente abstenerse total o parcialmente de comer o de beber. No especifica cuanto tiempo ni tampoco lo hacen otras herramientas científicas. Ayunamos antes de sacarnos sangre o de forma involuntaria cuando dormimos, pero en los últimos años se ha investigado mucho sobre los beneficios de prolongar los ayunos tanto en el tratamiento de enfermedades como en la pérdida de peso o en el ámbito deportivo, sobre el que nos vamos a centrar.


Solemos hablar de ayuno entre nosotros a la abstinencia de alimento durante mínimo 8-12h, que tiene sentido ya que es el momento en que tus reservas hepáticas (del hígado) de glucosa estarán más bajas. Para que lo entiendas, la glucosa es la principal fuente de energía que tenemos que la obtenemos de los alimentos. Se trata de un subproducto de los hidratos de carbono que al consumirlo se divide en compuestos más pequeños, como glucosa. Ésta puede usarse directamente para las funciones del cerebro o de otros órganos, o almacenarse en los músculos o en el hígado para ser utilizada cuando haga falta, como por ejemplo en la práctica deportiva.



Entrenar en ayunas tiene muchos beneficios, pero los más importantes son los siguientes:

1.      Genera unas adaptaciones metabólicas positivas, de las cuales puede ser que ya hayas oído hablar. Lo que ocurre al mantener un ayuno prolongado es que el cuerpo genera unas adaptaciones para no quedarse sin energía, por lo que al ir entrenando en ayunas, haces que tu cuerpo sea más eficiente en el uso de glucosa, aumente su capacidad para almacenarla como glucógeno en el higado y en los músculos, entre otros beneficios. Es decir, tu cuerpo se vuelve “más eficiente” durante la práctica deportiva, lo que nos puede interesar sobre todo en carreras de larga distancia.


2.      Asímimo, y relacionado con lo anterior, también permite recuperar mejor y más rápido tras la práctica de ejercicios "duros" según indica el siguiente estudio y que disminuye la producción de ácido láctico.

3.      Estas adaptaciones del cuerpo favorecen el consumo de grasa como combustible, lo que no quiere decir la pérdida de peso (a menos que trataemos con personas con problemas de obesidad, donde los estudios demuestran que si ayuda en la pérdida de peso), sino la pérdida de la grasa más rebelde. Es decir, que mejora tu perfil lipídico.

Recordemos que las grasas son esenciales para la buena función del cuerpo humano porque protegen y dan consistencia a muchos órganos, forman parte de la estructura de las membranas y permiten, entre otros la absorción de ciertas vitaminas ( A, D, E y K). Asimismo, se almacenan y proporcionan más energía que lo que nos dan los hidratos de carbono, ya que por cada hidrato de carbono obtenemos 4kcal mientras que por cada gramo de grasa 9kcal.


4.      Reduce la sensibilidad a la insulina y la tolerancia a la glucosa, lo que también es beneficioso en nuestro día a día ya que evita picos de insulina y grandes niveles de glucosa en sangre. Niveles correctos de sensibilidad a la insulina ayudarán a mejorar nuestro rendimiento deportivo, asi como evitar que suframos diferentes enfermedades como la diabetes tipo 2.


5.      Reduce el hambre. Ni dolor de cabeza ni hambre ni tonterías. Puedes salir a entrenar sin miedo. De hecho, según un estudio, el aumento de comidas promueve el hambre, es decir, que personas que no comen tantas veces al día suelen tener menos ansiedad y comen menos a lo largo del día, alargan esa sensación de hambre. 

6.      Día completo. Esto es más subjetivo, pero no es tontería. Si entrenas antes de entrar a trabajar o a donde vayas a ir después, notarás que ya has cumplido. Tu entreno ya está hecho, habrás liberado endorfinas que te harán sentirte mejor contigo mismo y así, afrontar el resto del día con tu mejor sonrisa.



Como ves, entrenar en ayunas tiene sus beneficios, pero debe hacerse con cabeza.
 Es importante que tengas en cuenta la intensidad del entreno que vayas a realizar, no puedes salir a hacer unas series a tope porque en tal caso, se ha visto mejor si se hacen con el almacén lleno (pero no justo después de comer obviamente). Asimismo, todo requiere de una adaptación.

Comentarios

Subir