Logo
News image
Autor: Equipo Nutricional - Fecha: 2020-05-09

SINDROME DE INTESTINO IRRITABLE Y NUTRICION

Escuchaste últimamente hablar del Síndrome de Intestino Irritable? O quizás “Colon irritable”? Acá te contamos lo que es y el papel de la alimentación en el mismo.


¿Qué es el Síndrome de Intestino Irritable? 

Es un trastorno funcional digestivo (significa que no hay daño en ninguna estructura del intestino) con gran impacto en la calidad de vida de las personas que lo padecen.


¿Cuáles son los síntomas?

El dolor y la distensión abdominal son característicos y están asociados a modificaciones en el ritmo evacuatorio como son el estreñimiento  y/o  diarrea. Es muy importante que el diagnóstico sea hecho por un profesional, ya que hay que cumplir ciertos criterios.


¿Cuáles son las causas?

En relación a sus causas, estarían involucrados factores como el estrés, alteraciones en la flora intestinal, infecciones y el ambiente, entre otros. Los alimentos consumidos pueden estar relacionados con la sintomatología. Hay muchos estudios que avalan esta relación.


¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento es Interdisciplinario, y el aspecto nutricional  es parte del abordaje integral de la enfermedad.


Por lo tanto, hablemos de Nutrición. Como cada individuo tiene particularidades que lo caracterizan, en el síndrome de intestino irritable puede haber gran variedad de alimentos percibidos como desencadenantes de malestar. Algunas personas refieren mejorías con pautas como distribuir la comida del día en proporciones similares en un número de 5 a 6,  para evitar comidas muy abundantes, limitar el consumo de alcohol, cafeína, alimentos fuertemente condimentados, alimentos ricos en grasa y productores de gas y control de la fibra dietética. Sucede que en otras personas estas pautas no resultan efectivas para aliviar la sintomatología y en los últimos años se ha intentado otro abordaje alimentario, este consiste en la Dieta baja en FODMAP


Qué significa esto?
 

Se trata de una dieta con varias fases, donde se elimina el consumo de alimentos con alto contenido de FODMAP, ya que se presumen causantes de los síntomas por sus efectos a nivel intestinal. Se trata de un grupo de componentes dentro de los cuales tenemos a la lactosa, la fructosa en exceso, polialcoholes, fructanos y galactanos. Estos se encuentran en variedad de alimentos.

La dieta de exclusión tiene 3 fases: la primera consiste en la eliminación del consumo de alimentos ricos en FODMAP por un periodo variable que puede ser entre 2 y 6 semanas para mejorar el control de los síntomas. La segunda fase consiste en la reintroducción de cada tipo de FODMAP para testear su tolerancia individual que puede variar según cantidad consumida, frecuencia, con qué otros alimentos se acompañe y de la presencia de otros factores desencadenantes de síntomas como el estrés. Por último la fase de mantenimiento. La idea es que las restricciones alimentarias sean transitorias y las mínimas posibles llegando al máximo nivel de tolerancia. Es muy importante el consejo dietético por parte de un licenciado en nutrición para el abordaje del aspecto alimentario involucrado en la enfermedad.    



Por. M. Florencia Armani
Nutricionista de Staff de Equipo Nutricional
Lic. en Nutrición - M.N 6651
“NUTRICION ADECUADA A VOS”

Comentarios

Subir