Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-07-03

CAROLINA SOLERA

Apasionada por la naturaleza y de los deportes en general, comenzó a practicar el ciclismo de montaña, ultra trails y las carreras de aventura en forma competitiva con 32 años. Esta pampeana consiguió representar a la Argentina en carreras de aventuras que duraban hasta cinco días, teniendo grandes resultados.

Caro Solera, cuenta un poco de su historia a HISTORIAS:

“Cuando era chica vivía en un pueblo llamado Parera (La Pampa),donde había 2000 habitantes. Hice mucha vida de estar al aire libre, de salir, de hacer las chosas de cuando éramos chicos. Pero nada con respecto al tema del deporte en sí. Generalmente algunos deportes en la escuela y nada más. Nunca atletismo ni ciclismo.

Cuando me vine a estudiar a Santa Rosa a los 18 me dedique plenamente al estudio donde obtuve el titulo de Abogada. Hice un poco de hockey de manera recreativa, como deporte en equipo. Era una idea más para juntarnos, de amistad, y no para competir. Igualmente, siempre me gustaron la competencias competitivas.

Con 32 años y por una invitación de una compañera de Hockey me animé a correr una carrera de 10 kilómetros que se hacía en la ciudad. Me fue muy bien, conseguí sin proponerlo un segundo puesto. Eso me motivo a iniciarme en este camino, algo que comenzó a apasionarme mucho… El running. 

En dos meses y gracias a la preparación de un genio como Radhamés González, cubano que estaba en La Pampa, pude preparar una carrera llamada “4 Refugios”. Esta es una carrera que se hace en Bariloche y me anote en los 80k.

Me encantó porque era larga, dura y técnica. Tenía todos los condimentos. Yo me sentí como muy inexperta en ese campo por ser la primera experiencia. Quede entre las 10 mejores en la primera fecha.  Pero me di cuenta que la cabeza te puede llevar donde uno quiere. Me di cuenta que tengo que mejorar mucho en temas de alimentación, hidratación, técnica y un montón de otras cosas.

Tengo una frase que siempre digo: ACTITUD MATA TALENTO. Me di cuenta que en las carreras de resistencia era donde mejor me iba, donde mejor me sentía y, a pesar de las adversidades, podía continuar ya que mi cabeza estaba consciente de que quería llegar a la meta.

Luego de esta carrera Jorge Pico, uno de los corredores, me invita a realizar la “XK Race Merlo (220 km de bicicleta, running y kayak)”. Ya no se me venía solo correr, sino también bici y kayak.  Me animé y quise hacer el desafío. Me costó muchísimo amoldarme a la bicicleta en esa preparación. Pero logramos llegar. Aprendí mucho igualmente por mi inexperiencia, como cargar demasiado la mochila y la administración de la comida. Uno se va dando cuenta de esas cosas a medida que va sumando años.

Luego vino la versión de la carrera en La Pampa (200 km) donde conseguimos el tercer puesto contra grandes equipos. Fue una emoción muy grande terminar semejante hazaña y con gran resultado

Vinieron muchas más carreras ya estando afianzada. Hice el Champaqui (80k), Patagonia Run en 3 oportunidades,  4 Refugios  y los Tetras de Chapelco (90 km esqui, bici, correr y kayak). Hice un historial de carreras muy lindo.

Me dedique mucho al mountanbike. Cuando una Ultra quedaba bastante mal físicamente y aprovecha el momento para usar la bici ya que no tiene tanto impacto.

Sumado eso se sumaron otras experiencias, entre ellas fue correr un Mundial de carreras Aventura. Esto ocurrió en Paraguay, donde fueron 450kms que incluyeron bicicleta, running, cuerdas y kayak. Fueron un total de 6 días donde conseguimos con el “Team Ansilta Viento Andino” el cuarto puesto en la general.

Nunca me imaginé por correr tanto tiempo sin parar. Obviamente hubo momentos muy críticos donde el sueño se sentía y uno empieza a alucinar. Te dormís arriba de la bicicleta y caes continuamente o situaciones donde, al estar 24 horas de remando, las manos no las sentís. También reacciones alérgica a los bichos y más de 40 grados de calor en la selva, etcétera, etcétera. Además de quedar a las puertas del podio, fuimos el mejor equipo latinoamericano lo cual nos permitió ganarnos el pasaje al Mundial de China.

Por cuestiones de la vida no pudimos realizar ese viaje y le dieron nuestro cupo al que terminó segundo.

Siempre fui alguien que le gustó poder compartir lo vivido y lo que me enseñaron.Por eso cree un grupo de entrenamiento que en un primer momento buscaba acompañar a la gente que recién arrancaba y darle la motivación necesaria. Pero cada vez se fue haciendo más fuerte TERRAPAMPA, que hoy es parte de mi vida. 

Hay un montón de chicas y chicos que buscan su objetivo y tienen toda esa motivación para salir a buscar los grandes desafíos y creo que una de las cosas que les trato de transmitir siempre es no tener miedo a ello.

Tu cabeza te puede llevar tan lejos como vos quieras.”

Comentarios

Subir