Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2020-02-07

INVENCIBLE

Si la persona que acabas de conocer en su perfil de redes sociales tiene una frase que dice: “Si dejas salir tus miedos de tu vida, tendrás más espacios para vivir sus sueños”, empieza a dejar en claro su personalidad desde el primer momento. Deborá Martinelli es una mujer de  que en su vida pasó por casas muy difíciles pero siempre, con la ayuda de amigos, familia y su religión, siempre salió adelante. Ninguno de sus problemas de salud jamás la venció, de ahí viene el nombre de esta historia.

Nacida hace “X” cantidad de años (ella no los nombró y yo no le pregunte) en la ciudad de Mercedes, Provincia de Buenos Aires, siempre se encontró relacionada con el deporte. Cestoball y Voley acompañaba su juventud a la par del Atletismo. Pero este último sigue siendo su amor eterno. 

Los lanzamientos de bala y disco fueron las disciplinas donde logró ganar Universitarios y Nacional Master.

Mientras realizaba la última competencia le encontraron un nódulo en el pecho. Los médicos la autorizaron a seguir y terminó con la victoria en ese torneo. Pero, una semana más tarde, tuvo que ir a quirófano. 

“Me lo sacan para ver de qué se trataba. Una vez que tuve los resultados en la mano fui sola, por gusto propio, y tranquila a ver a la doctora. La noticia fue la menos pensada, me dice “Nena, tenés cáncer”.

En ningún momento perdió la fortaleza mental, ni siquiera cuando le comunicó la noticia a la madre: “Tengo cáncer, pero todo va a estar bien. Ahora me voy a hablar con Jesús y mañana tengo turno con una especialista”.

Al día siguiente conoció a la mastologa, la que debió hacerle un nuevo corte. En ese momento muestra otra de sus características: Su gran tolerancia al dolor.  No quiso que le pusieran anestesia.

El 17 de Noviembre de 2016 entra a cirugía. Chau mama derecha y ganglios.

Lo que se vio que venía con una gran recuperación dado que si lo superaba y su brazo volvía a ser el mismo tenía posibilidades de lanzar nuevamente. “No importa si pierdo el brazo, puedo ser paraolímpica” 

El Febrero que siguió, días antes de su cumple, le ponen en el pectoral un aparato para que pase la quimio. Después ella se enteró que su nombre técnico es catéter subclavio y se lo tuvieron que poner ya que tenía venas muy fuertes y rompía las agujas.

“El 19 de Febrero chau pelo, se cayó. Así que miraba vídeos de moda musulmana.”

Tiene permitido hacer natación y todo lo que va pasando lo toma como una aventura de aprendizaje con sus amigas “cancerosas”, como le dice ella a las chicas con las que comparte anualmente la quimio.

Un año más tarde llegó el día más esperado… Recuperó su brazo y su corazón está mejor que antes. Volvió a competir y hasta ganó torneos nuevamente.

Comenta que su familia fue el gran sostén en todo lo que pasó y no se olvida de esos amigos que siguen o ya no están que la acompañaron en este proceso. Para ella, cada uno tiene algo especial y tocaron su corazón.

Para terminar, te dejamos las reflexiones donde muestra su forma de pensar:

“Estos temas se necesitan difundir, a los hombres también les puede pasar.

Creo que lo que más fortaleza me dio fue no dejar de trabajar. Soy profe y mis alumnos me llenaron de satisfacciones. 

Un antiguo proverbio africano reza: Si quieres ir rápido, camina solo. Si quieres ir lejos, camina con otros. Fuimos creados para vivir con otros, para amar, reír y vivir juntos. Sin embargo hay momentos en el camino de la vida que pueden ser extremadamente solitarios, especialmente, si dimos nuestro corazón y no recibimos lo esperado.

Ser lanzadora, la jaula y la familia que es el atletismo, me empujaron a dar lo máximo. Y la enfermedad fue esencial.”

Sus sueños están en seguir compitiendo y tener la posibilidad de estar en el próximo mundial. Sabe que lo puede hacer, sabe que es invencible.

Comentarios

Subir