Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-11-15

DESDE ABAJO

Su partida de nacimiento dice que nació en Alejandra, departamento de San Javier, provincia de Santa Fe. Ariel, que en estos momentos tiene 35 años, nunca olvida todo lo que tuvo que pasar para ser quien es ahora. Vivir con lo justo y casi de prestado le dieron la “gran” capacidad de disfrutar cada pequeño logro que le dio el atletismo.

“Mi madre era soltera y nosotros somos cuatro hermanos (Cristian, Lorena, Romina y yo, el menor). Crecimos con el enorme esfuerzo que ella hizo, con el apoyo de mis abuelos. Dormíamos todos en una misma pieza y nos vestíamos con ropa que nos brindaba Cáritas”

A los 10 años ya estaba colaborando con la economía familiar, trabajando en una panadería, luego en una verdulería, cortando el pasto en algunos sitios baldíos del pueblo.

En su adolescencia, hasta cerca de los quince años, estuvo ligado al futbol. Pero un golpe que recibío le afectó el tímpano y no pudo seguir.

Luego de ello, un profesor llamado Carlos Villalba le encontró dotes para un nuevo deporte, el atletismo. Sus primeras competencias fueron en Alejandra y luego en una ciudad cercana, Reconquista, la tierra de Gabriel Batistuta.

Las primeras zapatillas para entrenar fueron de un vecino que las descartó y las dejó en la basura para la recolección. Ariel Benítez las recogió, las cosió y con ellas entrenó y corrió durante varios meses.

El único ídolo que tiene es el correntino Antonio Silio, “el mejor fondista que tuvo la Argentina”.

Ya siendo un atleta juvenil, la Municipalidad de Alejandra lo apoyo con los viajes para poder viajar a las carreras de atletismo. Mientras tanto,aparecían algunos trabajos circunstanciales, pero que ayudaban, como zapatero o ayudante de albañil.

En Villa María siguió su vida y en el camino aparecía una nueva entrenadora: Carola Doñate. Una nueva etapa se abría para Ariel Benítez, ahora bajo la tutela de la profesora de la Universidad Nacional de Villa María. Ella lo preparó para lo que vendría. Las pruebas de fondo, media maratón, por ejemplo, lo tuvieron como gran protagonista y también muy buenos registros como 1h 12m en la media maratón en Buenos Aires, premiado por Adidas. Además de ganar el Maratón Binacional Argentina – Uruguay en 2018.

“Hasta el 2016 corrí casi todos los provinciales de 5000, 10000 metros y cross country. En ese último, salí campeón cordobés en 10000 de mayores en la pista de Villa María clasificando al Nacional. En los 5000 fui subcampeón cordobés detrás de Berni Maldonado. Luego hice distancias largas y montaña.”

Todas las cosas que fue consiguiendo nunca hicieron olvidar que para sustentarse necesitaba trabajar nueve horas en el cuidado y mantenimiento de una casa quinta.  Por suerte, el propietario le permite acomodar horarios, días y adelantar o postergar vacaciones, de acuerdo a las exigencias del calendario atlético.

“Corro porque creo que puedo mejorar aunque pasen los años. Que se puede trabajar muchas horas y entrenar para correr a un nivel óptimo sin usar sustancias prohibidas. Creo en mí, si no me sale algo lo vuelvo a intentar.”

Comentarios

Subir