Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-06-07

EL POLAQUITO

“Tengo un retraso motor en las caderas. Camino y corro un poco torcido pero gracias a Dios lo puedo hacer”.Jonatan nació en Diciembre del 1986 en la ciudad de Concordia, Entre Ríos donde los problemas lo acogieron desde chiquito. Debido a su problema no hizo el Jardín de infantes y su educación empezó en primer grado, donde solo realizo 4 años.

Su mamá le contó que su problema fue provocado en el nacimiento ya que lo extrajeron con fórceps en el parto. Y por el miedo a los profesionales es que evito realizar la operación que podría haberse realizado para mejorar. “Tenía miedo que no camine más”.

En el 2015 cuando fue a ver a uno de sus siete hermanos a la carrera más importante de su ciudad, el Maratón de Reyes, que se emocionó con el running. Viendo a los corredores y la fiesta que se formaba, se propuso estar al año siguiente en ese lugar no como espectador sino siendo uno más. Por lo cual, se puso a entrenar.


Todos los martes y jueves se lo ve entrenando en la pista de Atletismo junto a su profesora, Lorena Maidana, que también entrena a otros chicos con discapacidad. Incluye fondos por las calles de su localidad y la costanera todos los sábados que puede. “Lo que más me costó vencer cuando empecé a correr fue la mirada de la gente que me veía todo torcido y se reía. Pero cuando supere eso no me importo mas nada lo que piensen, yo nací así”.


El Polaquito” ayuda a su mamá y a sus hermanos en lo que puede. En estos momentos solo cuenta con una pensión por discapacidad y las changas que pueda lograr hacer saliendo con su tricicleta. “No se andar con 2 ruedas, no tengo estabilidad”.
 

Este fanático de River Plate y Leo Messi
 logró realizar la carrera por la que empezó a entrenar y hasta consiguió terminar el Medio Maratón Binacional en 2018. Este año buscará hacer los 42k en Buenos Aires.

“Antes de empezar a correr salía a hacer un mandado caminando y volvía fundido. Mi cuerpo estaba más débil, vivía triste, enfermo y depresivo. Cuando empecé a correr todo eso desapareció. Hoy conozco a mucha gente que corre y siento que me quieren y voy a seguir corriendo hasta que no pueda más.”  

Si sos dueño de una historia de motivación y superación como la de Jonatan, comunicate por privado a Historias Deportivas.

Comentarios

Subir