Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-06-18

LA FAMILIA ANTE TODO

Carlos Urrea vive en la localidad de Remedios de Escalada (Provincia de Buenos Aires) desde el año 2012. Siempre le gusto realizar actividad física, más puntualmente correr. Toda venia con la normalidad a la que estaba acostumbrado hasta el 26 de Mayo de 2016 a las 21.30hs.  

“Estaba en la vereda de casa cuando paró un auto al lado mío ¡Querían entrar a mi casa! donde estaba mi familia; mi señora y mi hijo del corazón, que tenía solo diez años. Por suerte había dejado cerrada la reja de casa.”
 

“Mi reacción fue instintiva: corrí por la vereda con las llaves en la mano alejándome. Fue una fracción de segundo, no había llegado a alejarme ni un metro y escuché un disparo y un golpe muy fuerte en la espalda. Me habían pegado un tiro por la espalda. Estaba cada vez más confundido y asustado. Vi a alguien que se asomaba a la puerta de su casa, seguramente alertado por el disparo y le pedí que llamara al 911. Ya no tenía fuerzas y me acosté en la vereda. Varios vecinos empezaron a venir enseguida a ayudar con lo que podían. La ambulancia llegó unos 20 minutos después y me trasladaron al hospital.” La bala no había afectado ningún órgano vital, había entrado por la espalda a la altura del hombro derecho y había salido por el pecho, entre el esternón y la clavícula derecha.
 

El diagnóstico fue Osteonecrosis en la cabeza del húmero a raíz de la falta de irrigación sanguínea al hueso, provocada por la onda expansiva de la bala al atravesar los tejidos blandos. Se realizó una cirugía el 22 de Noviembre del mismo año para la reconstrucción del hombro, con trasplante de cartílago cadavérico, la colocación de una prótesis en la cabeza del húmero, varios pernos y el corte y recolocación de todos los tendones y músculos del brazo y hombro.
 

En enero de 2017, logró que los médicos me autoricen a correr nuevamente. Empezó con 4 km, y luego agregando kilómetros de a poco hasta que ahora llego a realizar la Adventure Race de Pinamar. Su objetivo es poder participar en algún Ultra Trail, aunque su única duda es si podrá soportar la mochila en los hombros ya que perdió mucha fuerza en la espalda y los brazos.

“Aprendí que no importa lo que nos ocurra, podemos seguir cometiendo errores, que estas situaciones nos marcan, pero no nos hacen mejores ni peores, que seguimos siendo la misma persona con nuestras virtudes y miserias, pero con una óptica distinta, con una escala de valores diferente y con la posibilidad de entender y entendernos mejor para seguir superándonos día a día.”

Comentarios

Subir