Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-04-15

LA MUJER AUTOINMUNE

Hace 5 años a Cintia Rodriguez le diagnosticaron Lupus (enfermedad crónica del tejido conjuntivo que se caracteriza por la inflamación de los órganos afectados, como la piel, el hígado, el corazón, el cerebro, los pulmones, etc.), artritis rematoidea, fibromialgia e hipotiroidismo. Ella es de la ciudad de Concordia (Entre Ríos), tiene 33 años, está casada y es mamá de 3 hijos. Durante los primeros 3 años perdió el pelo, necesitaba tomar hasta 11 remedios por día y aun así se le complicaba para respirar y mucho más caminar.

El cambio empezó cuando realizo una modificación de medicación a un tratamiento biológico. La infusión que debe colocarse, lo hace una vez al mes y necesita ir a Capital Federal cada 6 meses para realizarse chequeos cardiológicos, neumológicos, oftalmológicos y endocrinólogos. Pero la mejora con la que vive en estos días tiene fecha de vencimiento; le quedan 5 meses de las dosis que toma y luego de eso, “espero poder seguir como hasta ahora sin ninguna complicación”. En lo laboral, no puede trabajar de los cursos que realizo de belleza personal y cuenta con una pensión y certificado de discapacidad.  “No quiero tomar responsabilidades que no pueda llegar a cumplir”.

Sintiéndose mejor empezó a caminar y trotar hasta lograr “aguantar” 5 kilómetros. Ya, en Junio, logro realizar el 10 k de la “Maratón del Vidriero” de Berazategui. “Me sentí feliz de poder llegar y demostrarle a mis hijos que su mamá puede”. El último escollo psicológico con el que peleo es aceptar que pertenece a la clase especiales. Además, vive con la mirada de los espectadores que no entienden verla compitiendo en esa categoría ya que no todas las discapacidades son visibles.

Ahora voy por más mientras mi cuerpo me lo permita. A diferencia de muchas enfermedades, el lupus es impredecible. No sueño con correr 42k o 21k como muchos. Mi próximo objetivo son los 10 k de Reyes en mi ciudad y en mi categoría “especiales””. 

Comentarios

Subir