Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-03-03

NO ERA LA HORA

El 17 de Marzo de 2006 la aún estudiante de abogacía de la UBA, Rai Bertotto, sufre un grave accidente automovilístico en Carmen de Areco. Resultado: Politraumatismos incluyendo fractura de pelvis, fractura tibio-peronea distal izquierda, fractura distal de cubito derecho, contusión pulmonar, laceración hepática y pérdida del conocimiento. Se la llego a dar por muerta y hasta le avisaron a sus padres que vinieran a despedirse.

Para tener alguna posibilidad de vida, tuvo que someterse a traqueotomías, donaciones de sangre, 24 operaciones y la colocación de una placa de porex en el cráneo. Llego al hospital Austral con cinco minutos de vida y se quedo allí hasta el 24 de Abril. Luego, comenzó la rehabilitación en la fundación Fleni donde el 21 de Marzo de 2007 le dieron el alta definitiva.

Durante este tiempo no pudo caminar.Su rehabilitación fue un proyecto lento y complicado. “Perdes la memoria y no sabes hacer absolutamente nada, es empezar todo de nuevo”. Los doctores que la atendieron contaron que contagiaba optimismo en los momentos más difíciles y que siempre estaba estimulada. Mientras que los familiares agregan: “Se le pedían tres pasos y daba cinco”.

Continúo en su casa con kinesiólogos y fonoaudiólogos diarios. Con la ayuda de sus padres que la acompañaban a la Universidad de Derecho para no sufrir golpes en su cuerpo consiguió recibirse de abogada. Ese gran momento de su vida la encontró recibiendo el titulo en silla de ruedas.

“Empecé a correr cuando me dijeron que no podía. Arranque y cuando lo hice, no pare nunca más”. Entrena de manera solitaria y llega a realizar 300 kilómetros mensuales. En sus fondos largos aprovecha a escuchar a sus bandas favoritas, Megadeth, Molotov y Antrax. Desde el 2013 lleva 8 maratones de las cuales 4 son las consideradas Majors (Nueva York, Berlín, Boston y Chicago). Su objetivo a 2020 está apuntado a realizar Tokio y Londres para completar las 6 competencias más importantes del mundo.

Ella tiene que estar siempre en constante movimiento. A su trabajo físico diario lo acompaña con otra pasión. La pintura le termina de dar el equilibrio y paz en su vida. Su trabajo con estilo abstracto es conocido en las redes bajo el nombre RAICHU_ART .

“Después de lo que viví puedo afirmar que el que no puede hacer algo es porque no quiere. Es cuestión de dedicación y esfuerzo”.

Si sos dueño de una historia de resiliencia como la de RAI, contactanos.

Comentarios

Subir