Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-12-27

PROTAGONISTA DE SU HISTORIA

 “Me considero una corredora soñadora compulsiva de anotarme en carreras y sumar kilómetros. Quizás esta no sea una historia, aunque creo que detrás de cada comienzo hay algo nuevo. Un motivo, una inspiración o algo que nos empujó. Talvez la vida misma nos lleva hasta ahí. Por eso, en cierta forma, todo es parte de nuestra historia.

Mi nombre es Valeria, al día de hoy soy madre de dos hijas y tengo 36 años.

Comencé a correr hace 5 años y nunca más pare .Nunca pude dejar esta pasión por las carreras, se debió a que encontré muchas sensaciones, aprendizajes.  Se convirtió en mi motor ante muchas situaciones de vida cómo el desgano, el stress y la tristeza. Todos esos momentos se pueden sanar con este deporte que te impulsa y te hace ganar mucho en vos mismo...

Aprendí que el deporte es sinónimo de alegría, vitalidad, superación personal. Me hace sentir bien conmigo misma. Tiene efectos positivos porque cada vez que cruzo una meta me hace sentir más fuerte y ganar confianza conmigo misma. Potencia mi autoestima, estimula mi mente. Me siento completa, aprendo a aceptar mis limitaciones.

Los resultados visibles que mucha gente busca son las mejorías en nuestro cuerpo, pero puedo asegurarte que lo queda adentro es más valioso que lo que se gana por fuera.  Empezar a correr es automáticamente querer ir por más kilómetros, mas carreras y ayuda a marcar objetivos. El running consigue sensaciones y experiencias en poco tiempo. Por eso cada vez más son los que se suman a este viaje hermoso.


El año que acaba de terminar fue el más importante para destacar esta pasión. Eliminó de mí la tristeza y me dio luz cuando creía que no se podía volver a empezar. Ese momento donde no encontras un camino a seguir o no sabes por dónde arrancar ante una pérdida importante de tu día a día.

En medio de una batalla de tristeza e inseguridad conmigo misma, tenía que salir de esa sensación. Entonces una mañana luego de levantarme me puse frente a la computadora y busque lo que necesitaba. No tenía ese empujón pero sola llegue hasta ahí. Y, como una soñadora y corredora compulsiva de carreras, ese día de Junio me anote en siete carreras de una. Aunque sé que no se recomienda hacer esa locura sin estar entrenando, terminaron siendo las carreras más importantes que realice.

Esos objetivos me demostraron que se puede. Que se puede seguir avanzando y darme la sensación de sentirme una ganadora. Logré sentirme triunfadora de mucho de lo que había perdido en lo personal y volví a creer en mí.

Aprendí que nada es para siempre, le gane a esa tristeza personal que no me dejaba avanzar y a esa pérdida que logre superar. El running es un camino infinito de posibilidades, solo hay que saber verlas.

Sueño con un 2020 lleno de carreras, con la montaña, buscar marcas y con mi segunda media mataron. Por más kilómetros vividos y corridos. Lo más importante y más agradezco es tener salud. Ese es nuestro tesoro más importante.

Para despedirme les regalo mi frase preferida. "solo los que se arriesgan podrán saber lo lejos que pueden llegar”

"Vive como protagonista de tu propia historia... #sepuede"."

Comentarios

Subir