Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-05-17

C.A.E.C., AMOR DEL MÁS PURO

El Centro de Actividades Educativas Camino busca darle un espacio a los chicos y jóvenes con discapacidad mental fomentando la integración social, interacción e inclusión. La frase de cabecera, la que termina siendo su faro es: "La persona antes que el paciente".

Desde el año 2001, anualmente más de 70 chicos con distintas discapacidades participan de actividades recreativas y deportivas coordinadas por su director, Marcelo de Luca. Él ha dirigido proyectos educativos en diferentes instituciones desde los años ´80. Comenzando en programas que lo relacionaban con chicos con Síndrome de Down y luego coordinando trabajos con niños y adolescentes sin y con discapacidades.

Palabras de Marcelo:

“Hace 30 años fui maestro de frontera y empecé a soñar con dejar sonrisas en los pibes. Que fuera una sonrisa grande, brillante y sincera. Me llevó 20 años de experiencias y estudios formar una estructura que reciba a los chicos.

Hoy en CAEC disfruto cuando veo crecer la huerta creada con las manos de quienes la sociedad catalogó como discapacitados. Los veo armar el compost y armar  los plantines para luego llegar a una escuelita del interior y enseñarles a ellos a hacer huerta. Es una alegría inmensa ver el sueño hecho realidad. Nuestros chicos juegan, aprenden y enseñan a vivir con la frente bien alta aceptando la condición que les tocó.”


El proyecto del que habla, se llama "CAEC Recorre el País", en él se busca llevar a sus integrantes  a recorrer distintas provincias con el objetivo de conocer y jugar con los chicos  regalandoles los elementos necesarios para crear su propia huerta. Lo que queda reflejado es la solidaridad y ayuda a potenciar sus capacidades. Hasta el día de hoy visitaron Salta, Santa Fe, Tucumán, Entre Ríos y Misiones.


Silvia, mamá de Maximiliano Melendez:
 
“Llegamos a CAEC por recomendación, ya que a Maxi no lo querían aceptar en ningún colegio por su conducta y ansiedad.


Maxi sintió desde el primer día que ese era su lugar y no se equivocó, CAEC es su lugar. Lo aceptaron como es, le brindaron contención, demostraron que se puede y lo trataron como persona. Jamás pensé que podía llegar a escalar o recorrer escuelas, y menos viajar solo y ser independiente. Siempre potenciaron sus capacidades y nunca hicieron hincapié en sus discapacidades. CAEC nos cambió la vida.


El trabajo diario y los viajes, lograron en Maxi confianza en sí mismo y darse cuenta que él puede hacer lo mismo que hacen todos. Se siente uno más.”


Durante los meses de verano, se organizan programas de recreación para chicos carenciados con la concurrencia de alrededor de cuarenta menores que disfrutan de juegos, deportes y actividades.

La mamá de Fede Harari:

“Él nació el 26 de abril del 2000 en CABA. Desde los 2 años y medio concurrió al Jardín Maternal. Un mes antes de cumplir los 3 años, comienza con fiebres prolongadas hasta ser internado por falla multiorgánica en una clínica de Capital Federal. Estuvo internado en terapia intensiva por 4 meses. Durante ese período estuvo aplásico y sorteó un paro cardio-respiratorio el cual le dejó una lesión cerebral por falta de oxígeno.  

Al volver al hogar estuvo con actividades plásticas y de recreación en forma individual durante un año. En el año 2005 comienza sala de 4 en el con escasa integración. El año que siguió cursó en otro con ayuda de una maestra integradora. Lamentablemente nos confirmaron el diagnóstico de retraso mental y frontalización y por otro lado hubo que volver a internarlo por la manifestación de una artritis reumatoidea de la cual se recupera unos años más tarde.

Los siguientes dos años cursa 1° y 2° grado en la escuela con ayuda de una maestra integradora, en donde nos recomiendan una escuela de educación especial, ya que la integración no había sido exitosa.

En ese momento nos acercamos a CAEC por recomendación del psiquiatra de Fede. Desde  el momento que comienza a asistir allí Fede recupera su autoestima lo cual hace que mejore de forma notable su comportamiento, tanto con sus pares como en casa.


Pasó de no poder sostener ni dos horas en un establecimiento educativo a hacer casi 7 viajes en un año por varias provincias de la Argentina y campamentos todos los años. Hoy puede socializar, tiene un fuerte sentimiento de pertenencia en CAEC y se siente orgulloso de ser maestro de ecoladrillos, una de las actividades que aprendió y desarrolla en el club.”


Además de las actividades que realizan, comenzaron a realizar la carrera IPS AVANZA con colaboración de IPS y el Grupo Rotoplas buscando un fin solidario, integrador y sociabilizador.  

Si queres saber más de todo lo que hacen, podes ingresar a: http://caec-online.com.ar/. Para conocerlos, pasar tiempo y colaborar con ellos comunícate al 11 60931798
o por mail a info@caec-online.com.ar.

Comentarios

Subir