Logo
News image
Autor: Eduardo Barrionuevo - Fecha: 2019-03-04

MIRA TUS PIES

El cuidado de los pies es muy importante para los corredores. Al correr, los pies absorben una fuerza mayor al peso corporal. Esta carga repetitiva causa una variedad de dolores en los pies, y puede afectar otras partes del cuerpo a lo largo de la cadena cinética: los tobillos, las rodillas, la cadera y la espalda baja. 

El cuidado de los pies comienza con el calzado deportivo correcto. Correr en zapatillas demasiado grandes o demasiado chicas es la mayor causa de dolores en los pies y otras lesiones. Usar zapatillas diseñadas para correr bien calzadas reduce significativamente el riesgo de tener problemas con los pies. El corredor deberá tomar la medida de sus pies en cada nueva compra, pues los pies cambian de talla. El calzado deportivo debe utilizarse sólo para esta tarea; si Ios usas para caminar u otras actividades, se gasta el soporte que proveen al correr. Es buena idea tener un par de zapatillas de otros deportes. El calzado para correr tiene una suela que absorbe el impacto para ayudar a reducir la fuerza excesiva que se impone en Ios pies. pero se gasta gradualmente, así que deberá cambiarse más seguido de lo que se piensa. 

Las medias para correr son igual de importantes que las zapatillas. Unas medias equivocadas provocarán incomodidad, ampollas y pies sudorosos y fríos. La primera regla es nunca usar medias de algodón porque raspan los pies. Es recomendable usar medias para correr dobles y delgadas que minimizan la fricción entre el pie y la zapatilla y previenen las ampollas. Las medias hechas a base de un material transpirable, o con una capa interna repelente, absorben el sudor, lo que mantiene la piel seca. Este factor no sólo reduce el riesgo de contraer infecciones de hongos o pie de atleta: también previene lesiones como el congelamiento, en lugares con climas muy fríos. Algunas medias tienen acolchado adicionaI cerca del tobillo y el dedo gordo para aliviar la presión en esas áreas. Las medias de compresión tienen un tejido extra que funciona como un vendaje de los músculos bajos de la pierna, el pie, el tobillo y las articulaciones.

Siempre hay que desatar los cordones antes de quitarte las zapatillas; de Io contrario se daña el soporte del tobillo, lo que reduce su funcionalidad. No correr con el calzado húmedo; una suela húmeda pierde de 40 a 50% de la absorción de impacto, lo que puede causar una lesión. Una buena idea es tener dos pares de zapatillas para correr y siempre tener un par seco para cuando se lo necesite. Las zapatillas nunca se deben lavar en el lavarropas porque se deforman; Si es necesario, debes lavarlas a mano y secarlas al aire libre; si se las expone al calor de un radiador o al sol podrán encogerse.

Idealmente se recomienda que las zapatillas se reemplacen antes de que den señales de desgaste; es decir, después de recorrer con ellas 480-800 km o cada seis meses, lo que ocurra primero. Sin embargo, esto también puede depender de la calidad del calzado, de tu estilo para correr, Ia superficie y el peso corporal. Corredores de mayor peso ocasionarán mayor desgaste en las zapatillas y necesitaran cambiarlas antes que corredores más delgados. El calzado pierde gradualmente Ia absorción en la suela, sus propiedades de soporte y, si éste no es adecuado, el impacto al correr sobre las articulaciones aumentará, ocasionando mayor riesgo de dolor de talón, músculos fatigados y lesiones, como calambres en las piernas y fracturas por estrés. 

La primera parte de las zapatillas en mostrar señales de desgaste es la suela media. Si al presionarla con en pulgar está muy dura o muy suave, es señal de que se ha comprimido demasiado y ha perdido su elasticidad. Grietas a lo largo de la suela también indican su desgaste. El calzado deportivo se debe reemplazar cuando presenta agujeros, roturas en la tela o desgaste en la suela, especialmente en el talón, el antepié o en la punta. Si se sufren dolores y calambres en las articulaciones mas de lo usual, o si se tiene mas tensión muscular, Ia absorción de las zapatillas se ha reducido y hay que cambiarlas. Si se corre mucho tiempo con zapatillas gastadas, se alterará tu forma de correr. 

Comentarios

Subir